“Empezábamos a amarnos. Pero fracasábamos en el intento y nos quedábamos a las puertas del amor”.

Relato: "Buenas Noches", Los amores de Nishino1.

Hiromi Kawakami es una prestigiosa escritora nipona, galardonada con numerosos premios tanto por sus novelas como por sus relatos, siendo el amor el protagonista principal en la mayoría de ellos.

En esta ocasión se trata de una serie de relatos cortos donde Nishino es el hilo conductor, estando omnipresente a lo largo de todos los relatos.

Son narraciones de diferentes mujeres, diferentes edades, condición social, cultural, que en un periodo de sus vidas han tenido relaciones con Nishino y todas concuerdan en la descripción del amante.

Hombre profesional muy competente, hombre leal, impecable, frío, misterioso, introvertido, parecía estar siempre en la luna, estaba presente pero estaba en otro lado.

Ya el título de los relatos es engañoso porque de lo que carecen todos ellos es de la presencia del amor.

En cada uno de ellos, los protagonistas acceden al sexo descartando al amor. Hay deseo no vinculado con el amor, son lazos no atravesados por el amor. Hay una clara disyunción entre el amor y el deseo.

Cuando advierten que se aman o podrían llegar a amarse, retroceden.

Intentan mantener sus encuentros a nivel del deseo y la realidad fantasmática gana la partida. En lugar de asumir la castración y exponerse a la no relación sexual, prefieren sostener la ilusión de la proporción sexual y se separan.

¿Y a qué queda reducido el vínculo con el Otro en ausencia del amor? Si sólo el amor permite al goce condescender al deseo como apunta Lacan, si nos enfrentamos a la falta de amor nos adentramos en el goce y nos alejamos del deseo.

Tanto en las distintas mujeres como en Nishino se vislumbra un horror ante el hecho de no poder soportar la existencia de un goce que va más allá del goce sexual fálico.

Nishino a su vez, se pregunta, ¿por qué es incapaz de amar? Y transita de mujer en mujer, a la espera de ser tocado por Cupido. Y en uno de los relatos que se titula Las uvas cuando al fin logra enamorarse, tiene un accidente y fallece. La protagonista de este relato se llama Ai que en japonés significa amor.

Nos recuerda el artículo de Freud Los que fracasan al triunfar cuando Freud descubre que los sujetos enferman cuando precisamente se les ha cumplido un deseo largamente acariciado2.

En un documental del 2011 titulado El imperio de los sin sexo observamos también la ausencia notable del amor en la sociedad nipona.

Ahora bien, en esta sociedad capitalista atravesada por el discurso de la ciencia y la técnica, la fragilidad de los vínculos es patente como bien anunciaba Bauman cuando acuñó el concepto de liquidez.

El amor también ha perdido solidez, las relaciones se tornan cada vez más frágiles, entendiendo que sólo el velo, la ilusión del amor nos permite una vida más amable y nos defiende del imperativo superyoico de gozar sin tregua.

Notas:

  1. Kawakami, Hiromi, Los amores de Nishino, Alfaguara, 2017.
  2. Freud, S., (1916) Varios tipos de carácter descubiertos en la labor analítica (II. "Los que fracasan al triunfar"), Obras Completas, Tomo III, Editorial Biblioteca Nueva.
Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email