Skip to content

Rúbrica: Odioamoramiento

Una delgada linea entre el amor y el odio(1)

“Cuando el Verbo se encarna las cosas empiezan a andar francamente mal” Jacques Lacan, El triunfo de la religión El amor tiene algo de espejismo. Crea la ilusión del Uno, del encuentro de un uno entre la multitud, y la del dos que hacen uno. Pero tras esta ilusión, se encubre el goce propio y…

Leer más

Odioamoramiento: un límite del real en el amor

« Fuego, agua, tierra y la enorme altura del aire y, a parte de ellos, Odio pernicioso, por doquier igualado,  mas entre ellos el Amor, igual en extensión y en anchura que él ». Empedocles, Fragmentos, XVII (versos 18-20). Desde la perspectiva freudiana es legítimo preguntarse cómo un sujeto puede amar a otro que no sea a…

Leer más

El odio al ser amado

La afirmación de Lacan “(…) no se conoce amor sin odio”1 toma casi la forma de un axioma. Es la razón de su crítica al término ambivalencia. Lacan le reprochó a Freud, pero sobre todo a los post-freudianos que hayan utilizado esa expresión, bastarda la llamó. ¿Por qué bastarda? Porque oculta el goce, el odio…

Leer más

Odioamoramiento

«Y Herodías estaba enojada contra él y quería matarle, pero no podía» (Mc. 6:19). I Las pasiones del ser, ignorancia, amor y odio, tienen su particularidad, remiten a la falta en ser del sujeto y están en relación con el Otro. Las pasiones del alma, son las pasiones del parlêtre en relación a su “alma”.…

Leer más

Menos odia… menos es

Lacan no vacila en escribir odioamoramiento como el relieve que el psicoanálisis supo introducir para situar la zona de su experiencia: (…) “La cuestión del amor se liga a la del saber.  (…) Y aquí el análisis nos incita a recordar que no se conoce amor sin odio.”1. Si se retoma la función del saber:…

Leer más

Terapia de pareja

Cada tanto los psicoanalistas recibimos el pedido de “hacer terapia de pareja”. El problema es el partenaire, pero también la pareja como otro, situada en un lugar tercero. La pareja es su síntoma y en tanto tal funcionó hasta el momento en que se decide a consultar. Frente a este pedido le decimos “venga” porque…

Leer más

No se conoce amor sin odio*

Quien ama bien, castiga bien, leemos en el análisis freudiano de la fantasía de ver como pegan a un niño. Ser pegado por mi padre, es el enunciado inconsciente que Freud construye apareado a su reverso incestuoso: soy amado por mi padre. El significante pegar toma en este contexto el significado de amar, y si…

Leer más

Una observación acerca del amor y el odio

Freud habló de ambivalencia muy pronto al encontrarse con los afectos en la experiencia clínica de la neurosis. Lacan, más tarde en su enseñanza, destacado en el Seminario 20, Aún, trajo a ese lugar el neologismo de odioamoramiento , escrito en una sola palabra . Jacques A. Miller precisa aún más ese neologismo cuando pone…

Leer más

Amar demasiado no es signo de amor

“¿Qué se dirá de ti?, Otelo: trazaréis el retrato de un hombre que no amó con cordura, sino demasiado… asesino honorable, si queréis, pues nada he hecho por odio, sino todo por amor”1. Conviene advertir, para deshacer un malentendido fundamental de consecuencias funestas, que amar “demasiado” no es signo de amor. En todo caso, es…

Leer más
Scroll To Top