Citas: J. Lacan

Seminario 15

 

Nosotros sabemos [los psicoanalistas] que, en cuanto al partenaire, ella cree amarlo; es incluso la idea que domina; se trata de saber por qué es esa la idea que domina en eso que llaman su naturaleza. Nosotros también sabemos muy bien que lo que realmente domina es que ella lo desea; es incluso por eso que ella cree amarlo.

J. Lacan, El Seminario, libro 15: El acto psicoanalítico, clase de 27 de marzo de 1968. Inédito.

 

En cuanto al hombre, conocemos la cantinela, para nosotros está muy machacada: cuando ocurre que él la desea, él cree desearla pero en este caso el asunto tiene relación con su madre, por lo tanto, él la ama y le ofrece ¿qué?, el fruto de la castración ligado a ese drama humano: Le da lo que ya no tiene. Sabemos todo eso, y que va en contra del buen sentido.

J. Lacan, El Seminario, libro 15: El acto psicoanalítico. Clase de 27 de marzo de1968. Inédito.

 

 

Solo hay una pequeña desgracia, es que estamos a nivel de la subjetivación de esta función del hombre y de la mujer, y que a nivel de la subjetivación es en tanto que objeto a –ese objeto a expulsado– que va a presentarse en lo real el que está llamado a ser el compañero sexual. Allí reside la diferencia entre la unión de los gametos y la realización subjetiva del hombre y la mujer.

J. Lacan, El Seminario, libro 15: El acto analítico. Clase 10. 1968. Inédito.

 

 

Lo que se le impone está en la estructura, lo que la designa en la dramatización subjetiva de lo que pasa con el acto sexual, que le impone la función del objeto a, en tanto que ella enmascara de qué se trata, a saber, un hueco, un vacío, eso que falta en el centro y de lo que se puede decir (que es lo que traté de simbolizar) que parece que el hombre y la mujer no tienen nada que ver juntos (y presten atención a la elección de los términos que utilicé). En otros términos, como ella por su lado no tiene ningún motivo para aceptar esta función del objeto a, se encuentra simplemente en esta ocasión, en ocasión de su goce y del suspenso de este en su relación al acto, dándose cuenta de la potencia del engaño, pero de un engaño que no es el suyo, que es algo distinto, que es precisamente impuesto por la institución en la ocasión del deseo del macho.

J. Lacan, El Seminario, libro 15: El acto analítico. Clase 10. 1968. Inédito.

 

 

En lo que respecta al saber del sexo, del lado macho, va mucho peor que del lado hembra. No crean que cuando digo que no hay acto sexual, hago doctrina sobre algo que significa el fracaso radical de todo lo que pasa bajo ese título. Digamos que tomando las cosas a nivel de la experiencia psicoanalítica, esta nos demuestra, quedándonos en ese nivel (ven que pongo acá una reserva) que ese saber del sexo para el macho, cuando se trata del suyo, desemboca en la experiencia de la castración, es decir, a cierta verdad que es la de su impotencia, su impotencia para hacer algo pleno del acto sexual.

J. Lacan, El Seminario, libro 15: El acto analítico. Clase 10. 1968. Inédito.

 

 

 

 

 

Comparte / Imprime este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print
Email this to someone
email